Bizcocho de chocolate ligero

5 Comentarios


El pasado lunes era fiesta aquí en la Comunidad. Celebramos la Pascua tanto el Domingo como el lunes. Era mi cumpleaños y sabía que nadie me iba a traer una tarta, oops!, así que pensé qué era lo que iba a llevar a la comida en casa de mi madre. Sabía que monas y algún que otro dulce caería y no tenía tiempo (me había pasado el finde sin hacer nada de nada en plan culinario) para arriesgarme con una tarta más sofisticada.

El bizcocho es muy poco dulce pero es ideal para tomar con leche o café. No me equivoqué porque después de unos días de fiesta y de comer "monas" a tutiplen, la gente no estaba para muchos dulces. No me llevé de vuelta a casa ni un cachito.

Espero que os guste.
Ingredientes

- 200g de harina
- 150 g de azúcar
- 3 huevos
- 4 cucharadas de chocolate en polvo (Valor) 
- 1 yogur desnatado
- 100 g de leche semidesnatada
- 1/2 paquete de levadura química

Preparación

- Precalentar el horno 180º

- Separar las claras de las yemas.

- Poner la mariposa en el vaso. Montar las claras a punto de nieve, 4 min, velocidad 3 y medio.

- Batir las yemas con el azúcar 5 min, velocidad 3 y medio.

- Tamizar la harina y el chocolate en un bol.

- Añadir la harina y el chocolate a las yemas. Programar 2 min, velocidad 4.

- Poner la mezcla en un bol y añadir las claras, envolviéndo con ayuda de la espátula.

- Poner mantequilla en un molde redondo. Espolvorear harina por encima. Verter la preparación. 

- Cocer entre 30 y 40 min, a 180º.

- Espolvorear con azúcar normal o glas.

Bon profit!

5 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pan Bauernbrot con ciruelas y coquitos

13 Comentarios


En la anterior entrada publique Mi mermelada de tomate. La acompañé con un pan de centeno super sencillo de hacer. Es la primera vez que utilizo una premezcla de harina. La compré en Lidl y se llama “Bauernbrot”; es una mezcla de harina de trigo y de centeno. Como me gusta investigar con las mezclas y los sabores, busqué qué tenía por la cocina para que el pan fuera un poco diferente. Le añadí ciruelas y unos frutos secos que venden en Mercadona que se llaman “coquitos”. La mezcla de sabores estaba garantizada. La duda, no sabía la textura del pan. El resultado, un pan tierno, un poquito dulce y muy agradable para comer en los desayunos.

Espero que os guste.
Ingredientes

- 500 g harina Bauernbrot (Lidl)
- 350 g de agua templada
- 10 ciruelas secas sin hueso
- 50 g de coquitos (mercadona)

Preparación

He seguido las instrucciones del paquete.

- Precalentar el horno a 200º.

- Pesar y triturar las ciruelas y los coquitos con tres golpes de turbo. Deben quedar muy triturados.

- Siguiendo las instrucciones del paquete, pesamos el agua y la calentamos 2 min, velocidad 1, 37º.

- Añadir la harina, mezclamos 6 seg, velocidad 6 y 4 min, velocidad espiga.

- Dejar reposar la masa en un bol untado con aceite 30 min.

- Desgasificar con las manos para quitarle el aire, darle forma. Yo hice dos bollos redondos y les hice unos cortes en la parte superior con unas tijeras.

- Dejar leudar la masa de nuevo, 45 min.

- Espolvorear con harina tamizada.

- Hornear durante 30 min, a 200º. Yo bajé el horno a 180º.

- Colocar un recipiente con agua en la parte inferior del horno con el fin de provocar vapor.

Bon profit!

13 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mi mermelada de tomate RAF

5 Comentarios


El otro día vi unos tomates rojos, rojísimos en una verdulería. Eran de la clase “RAF”. Este tipo de tomate tiene mucho sabor pero suele estar aquí en Valencia un poco caro. Éstos, al estar tan maduritos, tenían un buen precio, así que cargué con dos quilos. Una cosa que no os he dicho es que mi comida favorita es el pan con aceite, sal y tomate. El tomate es el plato favorito de mi familia. Lo comemos de todas formas y en cantidad. Cuando era pequeña y en verano, las ensaladas eran solamente de tomate y así seguimos, todas las hermanas estamos trasmitiendo ese gusto a nuestros hijos. En mi pueblo los tomates en verano tienen un sabor especial. Son de color rosa, piel fina y muy grandes. Se utilizan todavía para hacer conserva casera en muchas casas. Toda la vida, mi familia materna, elaboraba lo que ellas llamaban el dulce de tomate, “dolç de tomata”. 

Mi recuerdo es especial, de esas cosas que siempre te han gustado, pero, qué barbaridad de azúcar llevaba, demasiado. Se notaban los trozos de tomate como confitados, pero también, a veces, los trocitos de azúcar. Por eso, desde hace años, he modificado ese dulce y lo he transformado en una mermelada que es deliciosa sola o que sirve para acompañar cualquier carne. Como a mí eso de la carne me va poco, pues con un buen pan casero, me parece deliciosa. Además, se ha convertido en mi regalo favorito para algunas amigas que ya se han hecho adictas a ella. Se suele aconsejar que se ponga el mismo peso de ingrediente que de azúcar, es decir si tengo 500 gr de tomate añadiremos 500 gr de azúcar, pero yo he puesto sólo la mitad y he programado más tiempo de cocción. Posteriormente he hervido los botes. No quería una mermelada demasiado dulce y como he hecho poca cantidad y la voy a regalar creo que me ha quedado muy bien. Si deseáis que esté más dulce o poner la mitad de cada ingrediente simplemente, añadid más azúcar, a vuestro gusto. Por cierto, en la foto la mermelada la he untado sobre un pan de centeno cuya receta publicaré en breve.


Ingredientes

- 500 gr. tomates maduros, sin piel. (peso tras, quitar la piel y dejar escurrir sobre unas dos horas) 
- Zumo de 1 limón 
- 250 gr. azúcar.

Preparación

- Lavamos bien los tomates, hacemos una cruz con un cuchillo y los escaldamos 20 seg en agua hirviendo para pelarlos mejor.

- Pelamos los tomates y los troceamos. Si no nos gustan las semillas, se las quitamos. Los vamos colocando en el cestillo y bajo éste ponemos un recipiente, de esta manera, el tomate irá soltando el zumo y eso nos beneficiará a la hora de hacer la mermelada, ya que tendrá menos caldo (Yo los he tenido unas dos horas). Si hace mucho calor, lo ponemos en la nevera, incluso de un día para otro.

- Ponemos el tomate en el vaso ya troceado y sin el zumo.

- Añadimos el limón y el azúcar.

- Programamos 45 minutos, temperatura 100º, velocidad 2. Ponemos el cestillo encima del vaso si queremos que evapore más rápido y para que no salpique. 

- Comprobamos si la mermelada ya está en su punto poniendo una cucharadita en un plato. Si al inclinar el plato, la mermelada se desliza dificultosamente por el plato, ya está lista. Si la queremos más espesa, programamos 5 min, temperatura varoma y velocidad 2.

- La vertemos en tarros esterilizados con agua hirviendo.

- Como lleva poco azúcar, yo además los he hervido durante media hora. Después los he colocado boca abajo sobre un paño de cocina.

Bon profit! 

5 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Delicias de mandarina

21 Comentarios


La mandarina es una de mis frutas favoritas. Cuando el otro día descubrí que el blog La señorita mandarina publicaba un concurso para celebrar sus 100 seguidores, me puse a maquinar en seguida y decidí mezclar los ingredientes que creo mejor combinan con la mandarina: el chocolate, el queso y el Grand Marnier. Todo esto acompañando a un bizcocho esponjoso y rico. Hoy he llevado este postre a una cena de amigas y ha sido todo un éxito.

Espero que os guste.


Ingredientes
Para el bizcocho

- 4 huevos, pesan 130g
- Mismo peso de los huevos de azúcar, 130 g
- Harina, la mitad del peso de los huevos, 65 g
- 3 cucharadas agua
- zumo de una mandarina pequeña

Para la crema

- 120 g de chocolate negro para fundir
- 4 cucharadas soperas de agua
- 100 g de nata líquida
- 6 o 7 mandarinas
- 4 cucharadas soperas de Grand Marnier
- 3 cucharadas de azúcar glas
- 1 yogur desnatado natural
- 200 g de mascarpone a temperatura ambiente

Preparación en TMX

- Precalentar el horno a 180°.

- Glasear el azúcar con el vaso muy seco, velocidad 5,7,9. Lavar y secar el vaso.

Para el bizcocho

- Pesar los huevos, pesar la harina y el azúcar. Reservar.

- Poner la mariposa y montarlas claras a velocidad 3,5 hasta que estén firmes. Reservar en un bol. Lavar y secar el vaso.

- Poner en el vaso la harina y la sal y tamizar 10 segundos, velocidad 6. Reservar. Lavar y secar el vaso.

- Poner en el vaso las yemas, el azúcar, el zumo de la mandarina y el agua. Programar velocidad 3, temperatura 37°, durante 4 minutos para conseguir que las yemas blanqueen.

- Añadir la harina y mezclar 10 segundos, velocidad 6. Agregar a las claras montadas con movimientos envolventes.

- Engrasar con mantequilla un molde, enharinar y verter dentro la masa. Introducir en el horno, calor arriba y abajo, durante 30-35 minutos, 180º. Comprobar la cocción porque dependerá mucho del tipo de horno. Es importante que el molde sea rectangular o cuadrado para que quede como una plancha y no demasiado grueso.

- Abrir la puerta del horno, y con éste apagado, dejar 5 minutos dentro, y luego, otros 5 minutos fuera, sin desmoldar. Desmoldarlo y ponerlo en una rejilla para que se enfríe. 

- Con un cortapastas, cortar círculos intentando que éstos sean del diámetro del recipiente donde vayamos a hacer el montaje de la receta, sólo si queremos hacer raciones individuales, por ejemplo vasos de cristal como yo lo he hecho. Si no es así, y queremos colocarlo en un solo recipiente, cortar la base del tamaño de ese recipiente.

Para la crema

- Poner 100 g chocolate en el vaso, rallar 5 segundos, velocidad 8.

- Fundir el chocolate añadiéndole el agua. Programar 3 minutos, 50º, velocidad 2. El resto del chocolate, se puede utilizar rallado y utilizarlo como decoración al final.

- Pelar las mandarinas. Poner 4 en el vaso y triturar 15 segundos, velocidad 9. Añadir el Grand Marnier y dar un golpe de turbo. Filtrar el jugo en un chino.

- Empapar los discos de bizcocho con el zumo de mandarinas y cointreau.

- Cortar el resto de las mandarinas en trocitos y reservar. 

- En el vaso limpio, poner el azúcar, el yogur y el mascarpone. Poner la mariposa y programar 1 minuto, velocidad 2. 

Montaje final:

- Poner los discos de bizcocho empapados en el fondo de los vasos, una cucharada de crema de chocolate, trocitos de mandarina, crema de queso. 

- Decorar con gajos de mandarina y chocolate rallado. Si lo deseamos, también podemos decorar con trocitos de naranja confitada.

- Dependiendo de la cantidad que realicemos, necesitaremos más mandarinas, zumo o más crema de chocolate o de queso. En mi caso con estas cantidades, me han salido 5 raciones.

- También se puede montar en un aro metálico, meter en la nevera hasta que se endurezca y desmontar al día siguiente.

- Es mejor preparar el día anterior al consumo.

Bon profit!

21 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Duo de carnes con arroz salvaje

8 Comentarios


No es muy normal en mí, cocinar paella. La razón es que la de mi madre hecha a leña en el campo, en un “paellero” hecho expresamente para eso, me gusta muchísimo más que cocinarla con gas en la encimera. Además de que no sabe igual, se ensucia todo un montón. Para que veáis la pinta de las paellas de mi madre, aquí van unas fotitos. 

No sé si sabéis que los valencianos para comer arroz somos muy pejigueros. Mi mayor sorpresa fue en un viaje a Oslo, en un buffet libre tenían paella, con caldo y no sé cuantas cosas más. Era de todo menos paella. Pero claro, es que la paella es internacional.

Y ahora vamos a centrarnos en el porqué de este plato. El otro día fui a mercadona como cada semana. Buscaba una bandeja de conejo y me equivoqué y cogí una de pollo y conejo para paella. Como ya he dicho antes, no suelo hacerla en casa y un arroz con pollo y conejo caldoso no me apetecía, así que pensé combinar ambas carnes. Que nadie piense que emulo a Ferrán Adrià, desestructurando una paella, bueno, casi....



Mi tía y mi madre, unas expertas

Ingredientes

- 1 bandeja de pollo y conejo para paella del mercadona.
- 50 gr de aceite oliva virjen extra
- 350 gr de agua
- 6 dientes de ajo, pelados 
- 40 g de vino blanco
- 10 g de vinagre de Jerez 
- 1 hoja de laurel
- orégano, tomillo,sal y pimienta
- azafrán de hebra
- 75 g arroz salvaje (hacendado)
- una cucharadita de maicena para espesar la salsa (opcional)

Preparación

- Poner en el vaso los dientes de ajo y triturar 4 seg velocidad 5, bajar con la espátula y añadir el aceite, 4 min. vel 2, 100º.

- Pesar el arroz, introducirlo en el cestillo.

- Añadir todos los ingredientes menos la carne.

- Introducir el cestillo con el arroz para que se vaya cociendo.

- Programar 14 min, varoma, vel 2.

- Pintar el recipiente varoma con aceite y colocar la carne, salpimentar.

 - Cuando queden 8 min. colocar el varoma. 

- Cuando termine, sacar la carne y ponerla en una olla.

- Comprobamos el punto de cocción del arroz. A mí me hicieron falta 4 min. más a temperatura varoma.

- En la olla cubrimos la carne con la salsa y la dejamos hervir para que reduzca. Si nos gusta más espesita, diluimos un poco de maicena en agua y se la añadimos, removemos con cuidado.

 - Servimos con el arroz como guarnición 

Bon profit!

8 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Confitura de mandarinas y naranja

13 Comentarios


Me gustan mucho las mermeladas y confituras. Nunca había hecho de cítricos. Tenía mandarinas de buena calidad y naranjas muy dulces y con mucho zumo. Decidí hacer un cake de mandarinas, una receta que tenía desde hacía tiempo pero que no había probado. No me salió bien, creo que la receta estaba incompleta, así que tuve que aprovechar la fruta haciendo una buena confitura. A esa sí que le hemos dado buena cuenta.

La he utilizado para adornar los Mini bizcochos de vainilla.


Ingredientes

- 1/2 kilo de Mandarinas
- 1 naranja de zumo gruesa
- 400 gramos de azúcar
- La cáscara de una mandarina lavada y sin la parte blanca.

Preparación en TMX

- Se lavan las mandarinas y las naranjas, se pelan y se quitan las pepitas si las hay. Se guarda la piel de las mandarinas, Si son muy pequeñas, guardar la piel de dos mandarinas.

- Se pone el azúcar y la piel de la mandarina. Triturar 4 segundos, velocidad 4.

- Se añade la naranja y se tritura 5 segundos, velocidad 4. Si nos gusta más triturado, programar más tiempo.

- Programar 30 minutos, temperatura 100º, a velocidad 1 y sin cubilete.

- Pasado el tiempo, si vemos que queda liquida, programamos 10 minutos en temperatura varoma para que espese. Si es necesario, poner encima el cestillo para que evapore y no salpique.

- Verter caliente en los tarros previamente esterilizados. Ponerlos sobre un paño de cocina boca abajo.

Servir con tostadas o para decorar los mini bizcochos de vainilla.

Preparación tradicional

- Quitar el máximo de filamentos blancos que tenga la fruta. Cortarla en trozos.

- Introducir todos los ingredientes en una cacerola y dejarlos reposar durante toda la noche.

- Poner la cacerola al fuego y cocer la mermelada a fuego medio y removiendo de cuando en cuando hasta obtener una mezcla consistente. Comprobaremos si esa consistencia es la deseada, poniendo una cucharadita en un plato frío. Si la mermelada resbala con dificultad por el plato, nuestra mermelada está lista.

- Verter rápidamente en botes previamente esterilizados en agua hirviendo, llenar hasta el borde y tapar. Poner los botes boca abajo sobre un paño de cocina hasta que se enfríen.

Bon profit!

13 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mini bizcochos a la vainilla

9 Comentarios

Hay tantas formas de elaborar un bizcocho. El sábado me puse manos a la obra con estos mini bizcochitos. Había estado en el Lidl, como imagino que muchos de vosotros. Había una buena oferta de productos de repostería. Entre ellos unos moldes de silicona. Así que pensé que iría bien estrenarlos con estos bizcochos. Es importante no hacer muchos porque no están tan buenos. Si los conserváis en un tupper o en una caja de latón, mucho mejor. Yo les he puesto mermelada de mandarina y naranja. La receta, la cuelgo en breve. Espero que os gusten.
Ingredientes 

- 4 huevos 
- 80 g de azúcar
- 2 c café vainilla en polvo
- 100 g de harina
- 50 g de leche semidesnatada
- 1y ½ c de café de levadura royal
- Mermelada (opcional)
- Azúcar glas

Preparación en TMX

- Precalentar el horno a 180º.

- Poner la maripos. Batir las claras a punto de nieve 4 minutos, velocidad 4. Reservar.

- Volver a poner la mariposa y batir las yemas con el azúcar y la vainilla hasta que la mezcla esté blanquecina, 4 minutos, velocidad 4.

- Añadir la harina y mezclar 3 seg, velocidad 6.

- Añadir la leche mezclar 1 minuto, velocidad 6.

- Añadir 1y ½ c de café de royal. Mezclar 4 segundos, velocidad 4.

- Unir la mezcla de claras a la preparación con movimientos envolventes.

- Verter en los moldes previamente engrasados. 

- Hornear durante 10 o 15 minutos, a 180º hasta que al pinchar con una aguja, ésta salga limpia.

- Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

- Espolvorear con azúcar glas o cubrir con mermelada.

Bon profit!

9 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Chupitos de huevo con tomate

6 Comentarios


Desde el inicio de mis publicaciones en el blog he hablado de mis recuerdos de infancia. Uno de ellos va ligado a esta receta sencilla y que nunca había probado a hacer en TMX. El otro día me lo planteé para llevarlo a una excursión de domingo. 

Recuerdo cuando tenía quince años, a finales de enero, el instituto programó una excursión al monte. Era el día del árbol, el 29 de enero. He comprobado, que al menos, aquí en Valencia, se sigue celebrando el mismo día. Mi madre me preguntó de qué quería que me preparara el bocadillo. Yo sin dudarlo, le dije: de huevo con tomate. Nunca me habían hecho un bocadillo de huevo con tomate. Recuerdo un día soleado, no hacía mucho frío. Ibamos mucha gente. Recuerdo las miradas cuando saqué mi bocadillo y empecé a comerlo con fruición. Más de uno me preguntó qué estaba comiendo, al ver cómo lo estaba disfrutando.

Aquel sabor se me quedó en las papilas y desde entonces, procuro comer huevo con tomate con asiduidad. Y esta última vez, también lo disfrutamos, mi pareja y yo, sentados en el cabo de S. Antonio, con unas inmejorables vistas de la bahía de Xàbia. El único problema, que se me olvidó coger un poco de pan, pero valió la pena.

Así que espero que os guste y que valoréis que a veces simplemente, lo más sencillo, es también lo más rico. Para mí, así es.
Ingredientes

- 270 g tomate natural o de lata
- 4 huevos
- 10 g de aceite de oliva virgen extra.
- 1 c de sal.
- 1 c de azúcar.

Preparación en TMX

- Poner el tomate y el aceite en el vaso y cocer 20 minutos, varoma, velocidad 2.

- Cuando falten 5 minutos, bajaremos la temperatura a 100º.

- Añadir los huevos, el azúcar y la sal. Programar 3 minutos, 90º, velocidad 3.

- Cuando falte un minuto, programar temperatura varoma para que nos quede más espeso, pero sólo si vemos que es necesario. Dejar escurrir un poco en el cestillo para que suelte si le queda caldito.

- Servir con pan tostado.

Preparación tradicional

- Calentar un poco el aceite en una sartén.

- Añadir el tomate y freírlo a fuego medio.

- Cuando esté casi hecho, añadir los huevos, el azúcar y la sal. 

- Remover bien con una cuchara de madera hasta que esté bien incorporado el huevo y nos quede con una consistencia de revuelto.

- Si al enfriar, vemos que ha quedado un poco de caldo del tomate o del aceite, escurrir un poco.

- Servir con pan tostado.

Bon profit!

6 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Curso de elaboración de galletas decoradas

11 Comentarios

Ayer tuve la suerte de participar en un curso de elaboración de galletas decoradas. Lo impartieron Vicky y May de Sucre Art. Se realizó en las dependencias de Chic-cookies un lugar que hasta entonces desconocía y me gustó porque me permite adquirir, sin desplazarme mucho, muchas de las cosas que se necesitan para elaborar tanto galletas, como cupcakes o tartas. Así que me surtí de alguna de esas cosillas necesarias. Menudo gasto llevo con tanta cocina, pero me encanta.
Recomiendo el curso y agradezco a Vicky y May su buen hacer y su profesionalidad. Ahora nos toca a nosotras, sí nosotras, porque éramos todas mujeres, el reto de atrevernos a hacer las galletas y ver qué tal nos salen.


Éste es el resultado, después de algún estropicio que otro.

aprendiendo a preparar la masa de las galletas


mucho curro, casi no hablamos porque estuvimos muy atentas


galletas horneadas, preparación de la glasa, inicio del trabajo




vamos aprendiendo a dibujar con glasa y a utilizar el fondant


las galletas terminadas y ya dentro de la caja para llevarlas a casa


11 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Bolitas choco - coco

6 Comentarios


Esta receta que os presento hoy es tal vez la receta más fácil y agradecida que he hecho en mi vida. Tiene su historia. En mi casa somos cuatro hermanas, yo soy la mayor, y una de ellas es muy poco golosa. Sólo tiene dos excepciones, las bolitas de chocolate y coco y la tarta de moka. Así que desde siempre recuerdo a mi hermana prepararlas. Es gracioso, porque no sé si ahora todavía las hace. Yo sí porque a mi hijo le encantan y ya él solo las prepara. En verano las congelamos, o no hacemos ni bolitas. Pone la mezcla en un vaso y a cucharada limpia, desaparece.

Así que le dedico la entrada a mi hermana Inma, por ayudarme a mantener vivos los recuerdos de la infancia.


Ingredientes

- 100 g de chocolate fondant
- 250 g de coco rallado
- 120 g de agua
- 150 g de leche condensada

Preparación en TMX

- Pesar el chocolate en el vaso.

- Añadir el agua.

- Calentar durante dos minutos, 100º, velocidad 3 para que se derrita.

- Añadir la leche condensada y el coco.

- Mezclar 1 minuto, velocidad 2, hasta que la mezcla pierda el color blanco del coco. Sacar del vaso y dejar que se enfríe.

- Meter en el congelador unos minutos.

- Formar bolitas y poner en cápsulas de papel rizado.

Preparación tradicional

- Pesar el chocolate.

- Añadir el agua.

- Calentar o en un cazo o en el microondas. Si lo hacemos en el microondas, programaremos secuencias de segundos para evitar que se queme. Cada vez, removeremos con una cuchara para ayudar que se vaya derritiendo. 

- Añadir la leche condensada y el coco. Mezclar bien la mezcla pierda el color blanco del coco. Dejar que se enfríe.

- Meter en el congelador unos minutos.

- Formar bolitas y poner en cápsulas de papel rizado.

Bon profit!

6 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Panou de Pasqua

0 Comentarios



Esta es la primera vez que me pongo a hacer una mona de Pascua. La palabra “mona” proviene del árabe “munna”, lo que significa obsequio, la tradición dice que los padrinos regalan la mona a su ahijado para degustarla en familia el domingo y el lunes de Pascua. También se dice que proviene de los romanos, ellos se regalaban “monus”, pasta de pan con huevo duro.


Aquí en la Comunidad Valenciana es típico ir a comer la mona en estas fechas. El nombre más común es "mona" pero en muchos pueblos también se le llama "panou". "toña" o "panquemado". Son famosos los panquemados de Alberic. Yo he elegido la palabra que más me gusta, “panou” y que la utilizaba mi abuela y sus hermanas con asiduidad. 

La costumbre de ir a comer la mona, se ha perdido un poco. Yo lo viví especialmente en la adolescencia, en mi pueblo. Teníamos entonces la costumbre de juntarnos la pandilla de chicos y chicas, hacíamos una paella y por la tarde a comer la "mona", con huevo o sin él, con chocolate, o con longaniza de pascua. Es costumbre cascar el huevo duro en la frente de alguien, pero con cuidado porque hace daño. Esas eran las posibilidades. Pero lo mejor, era la excusa que teníamos para estar chicos y chicas juntos.

La mona es como un pan dulce, pero no muy dulce. Mi receta proviene de un libro que editó hace bastantes años, la panadería pastelería Tano de Gandía. Lo he seguido casi al pie de la letra, pero he cambiado el zumo de naranja por el zumo de mandarina y no le he puesto ralladura de limón ni neulas debajo de la masa. Se puede hacer, si se desea. 

He seguido los tiempos de leudado pero facilitando un ambiente más cálido cubriéndolas con film plástico, y poniendo una manta debajo y tapando la masa de las monas.

Mi panou, no está coronado por una flor de merengue. Los he hecho de una forma inventada, con huevo duro y recubiertos de almendra, azúcar glas y piel de mandarina. Me apetecía darle ese toque.

Os voy a poner la receta exactamente igual que en el libro pero yo, como era una primera prueba, he reducido la cantidad a la cuarta parte y he hecho formas pequeñas. Además, esa gran cantidad, no se puede poner en la TMX por lo que es mejor, amasar una tercera parte e ir haciendo las bolas, pesándolas según nuestro gusto.

Espero que os guste.
Ingredientes

Para la masa

- 3 kg de harina de fuerza
- 800 g de azúcar
- 500 g de levadura fresca de panadero
- 12 huevos
- 3/4 de agua
- 1/4 de aceite de oliva suave
- 2 mandarinas ralladas (en la receta original naranjas + 1 limón rallado)
- el zumo de las mandarinas
- sal
- vainilla en polvo 
- neulas (opcional)

Para encima como toque final

- 500 g de azúcar
- 500 de almendra molida no muy fina
- 1 mandarina rallada (en el libro un limón)
- 25 g de canela en polvo
- yema de huevo batida

Preparación en TMX

- Poner en la TMX las almendras y triturarlas no muy finas 2 golpes de turbo, sacar y reservar. 

- Glasear los 130 g de azúcar en la TMX. a velocidad 5-7-9, añadir la corteza de mandarina a velocidad 6 y hacer la misma operación. Mezclar con la almendra y reservar.

- Añadir el agua, aceite y el zumo de las mandarinas, mezclar durante 3 minutos, velocidad 2, 37º.

- Añadir la levadura y huevos, mezclar 30 seg. a velocidad 4. 

- Añadir la harina y la sal y amasar 4 minutos a velocidad espiga. 

- Dejar reposar en un recipiente (untado de aceite y tapado con papel film) hasta que haya doblado el volumen (1 hora).

- Sacar y desgasificar la masa. Dar forma al panou o mona. Yo me he inventado una forma y en ese bollo le he puesto el huevo duro.

- Dejar reposar tapado con film transparente untado en aceite de oliva durante una hora y media más. Yo lo he cubierto con una manta por abajo y por arriba. Se puede acelerar el proceso de levado poniéndolo en el horno 30 minutos a 50º.

- Pincelar con el batido de huevo por la superficie y espolvorear con el azúcar glas aromatizado con la mandarina, la canela y las almendras molidas. 

- Hornear 30 o 40 minutos a 180º. Colocarlos en la zona inferior del centro del horno. Cubrir con aluminio si vemos que se doran en exceso.

Preparación tradicional

- Triturar las almendras no muy finas en un robot o picadora, sacar y reservar. 

- Glasear los 130 g de azúcar en un robot o molinillo, añadir la corteza de mandarina y repetir la misma operación. Mezclar con la almendra y reservar.

- En un bol verter el agua, el aceite y el zumo de las mandarinas, mezclar bien.

- Añadir la levadura y huevos, remover y mezclar muy bien. 

- Añadir la harina y la sal y amasar. 

- Dejar reposar en un recipiente (untado de aceite y tapado con papel film) hasta que haya doblado el volumen (1 hora).

- Sacar y desgasificar la masa. Dar forma al panou o mona. Yo me he inventado una forma y en ese bollo le he puesto el huevo duro.

- Dejar reposar tapado con film transparente untado en aceite de oliva durante una hora y media más. Yo lo he cubierto con una manta por abajo y por arriba. Se puede acelerar el proceso de levado poniéndolo en el horno 30 minutos a 50º de temperatura.

- Pincelar con el batido de huevo por la superficie y espolvorear con el azúcar glas aromatizado con la mandarina, la canela y las almendras molidas. 

- Hornear 30 o 40 minutos a 180º. Colocarlos en la zona inferior del centro del horno. Cubrir con aluminio si vemos que se doran en exceso.
Notas:

- Son las primeras monas que hago, he intentado ser original, pero aún me queda mucho por aprender.

- Las cantidades del libro son muy grandes. Se pueden reducir a la mitad o a una tercera parte; también dependerá de la cantidad de monas o panous que deseemos hacer.

Bon profit.

Otras monas de Pascua en Thermofan:

0 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.